Puertas abiertas | Emmanuel Vigier
Puertas abiertas Stampa
Emmanuel Vigier   
Puertas abiertas | Emmanuel Vigier
Peaple et Culture © Elodie Richard
Se ha hablado mucho de ella en la prensa local. Según La Gazette de Montpellier es la “reina de la integración”, la que “derriba las barreras culturales”. Samia Khouaja se queda perpleja ante tantos elogios y no deja pasar la oportunidad para ofrecernos una lección. La palabra “barrera”, ella la sigue utilizando, evidencia que en el recorrido de un inmigrante en Francia se encuentran inevitablemente numerosos obstáculos. “Existe una barrera entre Oriente y Occidente, es algo que me llamó la atención cuando llegué aquí. Experimenté un sentimiento de soledad terrible. Más tarde he conocido a mujeres, en su mayoría de origen magrebí, que se encontraban aisladas, que no salían nunca de sus casas”. Samia abandonó la ciudad de Mahdia, donde nació, hace 10 años. “Estuve a punto de volverme a marchar, fue muy duro”. En Montpellier, se ocupa del barrio donde vive, Saint-Martin, a las puertas de la ciudad.
Con el paso del tiempo imparte clases de gimnasia en francés y árabe, inicia un ciclo de alfabetización para mujeres, organiza jornadas culturales. “Quería enseñar a las mujeres inmigrantes y también a los demás que podemos levantar cabeza”.
“Gracias a ti, el barrio ha cambiado”, se le atribuye. En noviembre de 2005 crea la asociación “Jasmin d’Orient”, en un principio destinada a las mujeres, con el objetivo de luchar contra su aislamiento. Samia se da cuenta de que hay mucho que hacer por todos y todas aquellos que han conocido el exilio. “Jasmin d’Orient” toma entonces otras orientaciones y fomenta los intercambios, bien económicos o culturales, entre los dos países: Francia y Túnez.

"Estoy aquí y allá abajo"
La asociación alberga el centro de acompañamiento y de información para la cooperación internacional, una herramienta para los tunecinos candidatos a la inmigración y para los franceses deseosos de instalarse en Túnez. (1) El programa se lleva a cabo con financiamiento europeo gestionado por el PNUD, el programa de Naciones Unidas para el desarrollo. “Trabajamos con una asociación tunecina. Muchas de nuestras misiones se centran en la formación, el empleo. Asimismo, colaboramos con una compañía de teatro, l’Outil Théâtre, en torno al descubrimiento de esta actividad. Se intercambian experiencias, puntos de vista con otros jóvenes del otro lado del Mediterráneo, en Médenine”. Samia Khouaja es hoy por hoy la representante de la población inmigrante tunecina en Hérault. “Es una pequeña comunidad, se estima que viven unas 5.700 personas en toda la región de Languedoc-Rosellón; 60% viven en Montpellier, por toda la ciudad en general. No hay un barrio más tunecino que otro. Viven muchos estudiantes, es cierto. Muchos jóvenes que les gustaría quedarse en Francia. Yo les intento explicar que no es tan fácil. En cuanto a mi, por supuesto, estoy aquí y allá abajo...”

Jasmin d'Orient forma parte del centenar de asociaciones financiadas por el consejo general de Hérault. “Mediante la cooperación descentralizada hemos entablado vínculos privilegiados con Túnez, con Marruecos, con Chile. También con la Diputación de Sevilla, en el seno del Arco Latino. Unos vínculos que necesitan de un trabajo in situ aquí en Montpellier con las comunidades originarias de esos países”, explica Tom Ashwanden, director de relaciones internacionales. “La vertiente cultural es una de nuestras prioridades”. En este campo, en Montpellier, la red asociativa cuenta con numerosos actores que favorecen la circulación de ideas y de hombres. Es en la Mosson, uno de los barrios habitado en su gran mayoría por población de origen inmigrante, principalmente marroquí, donde se ha implantado el centro cultural internacional Músicas sin fronteras. Su creador, Fethi Tabte, tañedor de laúd y cantante, recorre el mundo con su música y hace llegar a Montpellier artistas de los cinco continentes. El festival Quilombo, festival de cine de África y diáspora negra, llega a su 7ª edición. El Cinémed, iniciado hace ya más de treinta años, persigue un trabajo de exploración del cine del Mediterráneo. Está prevista ya una jornada bajo el nombre de “Diversidad cultural” para la próxima edición, que tendrá lugar del 22 al 30 de octubre de 2010 y que estará consagrada a Fatih Akin, cineasta alemán de origen turco.



"Entre dos sueños"

Uno de los frutos del trabajo iniciado por el departamento de Hérault con Marruecos, y particularmente con la región de Souss Massa Drâa, cabe en una mano. Se llama “Agadir Hip-hop”, un CD grabado en 2005 por grupos de jóvenes amateurs, en árabe, en francés y en tachelhit, una lengua bereber de Marruecos. El resultado es todo un éxito, una mezcla particularmente rica, en la que la composición ha estado llevada a cabo por “Uni’sons”. El trabajo de esta asociación es conocido y reconocido en Montpellier. “Uni’sons” se creó hace 10 años y desde entonces ha promovido los nuevos talentos emergentes desde los dos lados del Mediterráneo. Uno de sus fundadores, el músico Habib Dechraoui, siempre se ha encargado de llevar las riendas. “Uni’sons” significa 10 años de combate... Hemos empezado de... la nada”. El local se encuentra a los pies de la torre de Hauts de Massane, en la vasta y alejada periferia de Montpellier. “Primero empezamos con los talleres de música y de canto en los años 90. Desde el principio hemos situado el listón muy alto, nos hemos rodeado de profesionales”. Cada año, entre 300 y 400 jóvenes frecuentan los talleres de Uni'sons. Desde 2003, la asociación ha puesto en funcionamiento el Music Social Club, un dispositivo de apoyo a los jóvenes artistas. Muchas obras han visto ya la luz: "Providence", "Au delà de J.Bralt'art" (“ocho temas explosivos en los que las dos culturas se fusionan por un rap seductor” se puede leer en la carátula.

El desarrollo de la asociación ha contribuido a poner fin al aislamiento del barrio, a cambiar la mala imagen que tiene asociada. Habib Dechraoui también ha ayudado a derribar estas barreras. “Siempre hemos dicho que queríamos hacer cosas buenas. En los sitios buenos. Y los espectáculos buenos”. En 2006, un nuevo desafío les anima. Tras regresar de Oriente Próximo, se les viene a la cabeza una idea descabellada: crear un festival totalmente dedicado a las culturas del mundo árabe en la región. Consiguen convencer a las instituciones. El festival se llama Arabesque y se hace rápidamente con un nombre. “Una tercera parte del público es de la Mosson y nos hace sentirnos orgullosos”. El objetivo es promover claramente la diversidad cultural. “No queríamos, sobre todo, detenernos en el Magreb. Queríamos ofrecer una visión del mundo árabe diferente a la que se transmite en los medios, muchas veces negativa”. El público ha venido al encuentro: más de 18.000 espectadores han asistido a las cuatro primeras ediciones en el ámbito del arte y la cultura del departamento de Hérault. Entre los grandes nombres se encuentran: Fellag, Natacha Atlas, en 2009; Idir, Marcel Khalife, Hindi Zahra, en el presente año. Sin embargo, en la programación no hay solamente músicos. Este año, el narrador Ali Merghache ha trabajado sobre la inmigración y su historia con los alumnos. Palabras que podrían formar parte de un museo: la Cité nationale de l'histoire de l'immigration se ha mostrado muy interesada por este encuentro. También habrá imágenes. En una de las jornadas se ha programado un documental, "Expulsados 1609", una película sobre el destino de los moriscos, la población musulmana convertida por fuerza al catolicismo en España y expulsados en 1609, obligados al exilio hacia el Magreb y el reino de Francia, sobre todo al Languedoc...


(1) Francia y Túnez firmaron numerosos acuerdos de cooperación en abril de 2008, entre los cuales se encuentra un convenio de “gestión concertada de los flujos migratorios".


Emmanuel Vigier
Traducion de Felix Beltran San Segundo
Giugno 2010


parole-chiave: