Nuoro, de nuraghe a la modernidad | Gavina Ciusa
Nuoro, de nuraghe a la modernidad Stampa
Gavina Ciusa   
Cerdeña, asentada en el Mediterráneo, punto focal de la civilidad, podría haberse convertido en reina. Sin embargo, la feliz posición geográfica, el subsuelo rico en minerales, la floreciente vegetación o el suelo que fue una vez granero de la Roma imperial, la han convertido en un apetecible lugar de conquista durante 25 siglos.
Nuoro, de nuraghe a la modernidad | Gavina Ciusa
1

Sus “bárbaros” descienden de un pueblo politeísta, adorador de las fuerzas de la naturaleza, organizado en tribus de guerreros y pastores. De aquella nutación con civilidad y economía evolucionada, se resentirá a causa de los influjos griegos, etruscos y longobardos, árabes y turcos, y de las invasiones de fenicios, cartagineses, romanos, bizantinos, ostrogodos, pisanos, genoveses, aragoneses y españoles, austríacos. Y si el sardo de la costa queda de alguna manera “colonizado”, el pueblo del interior no se somete. Sabe que la libertad es igual a invisibilidad. Sobrevive a las numerosas ocupaciones retirándose en pequeñas comunidades, cada una con usos, costumbres y lengua propia. Comunidades donde la pobreza y el analfabetismo permiten a la tradición oral transmitir íntegramente los usos y costumbres arcaicas, la memoria bíblica y homérica, así como aquel “Código de Barbagia” que disciplinaba los comportamientos y fundamentos del honor. De esta manera, como en una reserva donde, paradojalmente para un isleño, no se conocía el mar, el sardo se instala en las zonas rocosas, impracticables e inaccesibles desde el centro de la isla, habitadas desde el 4.000 a.C., y a las que los romanos llamaban Barbagia porque era una tierra inexpugnable. Nada parecía poder dañar su primitiva identidad.
El 11 de septiembre de 1720, la isla es anexionada al reino de Saboya. Nuoro, situada en el corazón de Barbagia entre zonas boscosas de una belleza hermosa, nace como provincia en torno al 1700. En 1779, el obispo Roig de origen español ordena reconstruir la sede del antiguo obispado de Galtellì. En 1807 se convierte en sede del Tribunal de Prefectura. En 1836, ciudad. En 1848 es la tercera provincia sarda por detrás de Cagliari y Sassari. En 1859, degradada a subprefectura.
La provincia de Nuoro cuenta actualmente con 164.000 habitantes frente a los 270.000 de 2005.

Nuoro, de nuraghe a la modernidad | Gavina Ciusa
2
En 1861 la isla pasa a formar parte de la Unidad de Italia. Nuoro es centro administrativo con establecimiento de funcionarios piamonteses y de comerciantes de la península. Parecía la apertura a la modernidad, pero su territorio se queda desforestado, apenas cultivado en un 20% de su totalidad. Además, el indiferente gobierno central lleva a cabo de manera prematura la reforma agraria del 6 de octubre de 1820, conocida como Edicto de Cercamiento, por el que se autoriza el cercado de los terrenos hasta entonces de uso comunitario, disponiendo así la apropiación salvaje por parte de los más fuertes. Esto provoca en el seno de Barbagia fuertes disensiones, revueltas sangrientas, contiendas, homicidios. En 1858, después de la compraventa también de los terrenos del estado, un aumento del descontento desemboca en la rebelión de Su Connottu, cuando el 26 de abril de 1868 centenares de persones asaltan el municipio y queman las actas de compraventa. El gobierno no escucha las razones de los más débiles y criminaliza. Los juzga como bandidos y les obliga a la clandestinidad. La necesidad exasperada de una justicia incomprensible se torna en violencia, lo que fortalece la recrudescencia de un vandalismo que las numerosas tropas enviadas difícilmente consiguen contrarrestar.
En la segunda mitad del siglo XVIII, Nuoro es una aldea con poco más de 5.000 almas. Lugar de contradicciones inesperadamente sacudido por una fecunda actividad cultural, se proyecta con aceleradas reacciones en cadena del nurágico a la modernidad, en la investigación literaria, poética, antroposociología, en la psicología social, la historia, la jurisprudencia. Lúcidos y cultos, ansiosos de diálogo con realidades locales y extranjeras, llevan a cabo viajes. Van en busca de la cultura en otros lugares. Enriquecen la suya. Aprenden ciencia y técnica y elaboran las suyas propias, para que la lucha se convierta en competición intelectual, y no sanguinaria. Son Sebastiano Satta, poeta y abogado, Antonio Ballero, literato y pintor. Grazia Deledda (Nuoro 1871 – se traslada a Roma en 1900 y muere allí en 1936) que vencerá el Nobel de Literatura en 1926. El más joven del grupo, Francesco Ciusa, acaba de finalizar sus estudios en la Academia de Bellas Artes de Florencia. Sólo tiene 24 años cuando rompe los esquemas clásicos, se abre al verismo expresivo y al drama de lo vivido, y hace bandera de la oleada de sufrimiento que agita su tierra. Su Madre dell’ucciso triunfará en la Biennale de Venecia de 1907, elogiada por la crítica en todos los periódicos de la época. El primero entre los artistas sardos que abre con clamor la vía de las grandes exposiciones continentales y que escoge la isla como lugar de elección profesional, exaltando la identidad en la trayectoria de una historia más general, con siempre proyecciones más claras en el futuro. Su obra se convierte en un símbolo, en eje de los intelectuales. Tanto primer escultor como primer grabador es Felice Melis Marini; y en cuanto a primeros pintores encontramos a Giuseppe Biasi, frecuentador habitual de Barbagia y del grupo nuorese, y a Filippo Figari. A estos se pueden añadir Mario Delitala, Carmelo Floris, Giacinto Satta.
Historia de unos inicios que, a principios del siglo XIX, acoge con interés la llegada a la isla de los pintores Camillo Innocenti, Giovanni Battista Quadrone y los costumbristas españoles, autores de espléndidos retratos de grupo, Eduardo Chicharro Agüerra y Antonio Ortiz Echagüe, que establecen relaciones de intercambio cultural con los sardos.
Es la primera guerra mundial la que invita a las masas al agónico viaje hacia el continente. El sardo está acostumbrado al hambre, al sacrificio, a la pobreza del campo. Es valiente, sensible al murmullo y a los olores que trae el viento. Capaz de ver entre la espesura del bosque y en la obscuridad. De prevenir y evitar los peligros, de moverse sin revelar su presencia, dispuesto a morir o a matar en defensa o por honor. De esto es consciente la nación que es llamada a defender, que promete – y desatiende a las hostilidades terminadas – la asignación de parcelas de terreno. En realidad, la carne de los sardos, graduados o no, es carne para la matanza. Son numerosos los caídos, así como los actos de heroísmo de la más que condecorada Brigada Sassari: 13.602 es el número total de caídos, o lo que es lo mismo, 138,6 de cada 1.000 llamados a filas.
De entre los que regresan hay muchos que han sacrificado parte de su cuerpo. Se añade miseria a una tierra que reacciona al drama. La posguerra agita de hecho a las nuevas consciencias de todas las clases sociales y no resquebraja las férreas separaciones. Los pastores y los oficiales pequeños-burgueses-intelectuales se revelan como hijos igualmente discriminados de una misma tierra. Forman el Movimiento de los reducidos y celebran el primer congreso en Nuoro en 1919. Sigue el modelo de un partido de masas moderno “para construir una Cerdeña dueña de su destino y, por tanto, capaz de eliminar miserias e injusticias” (Girolamo Sotgiu, Storia della Sardegna dalla Grande guerra al fascismo ).
En 1920 se elaboran los programas autonomistas del Partido Sardo de Acción, en los que confluye la confusión ideológica y todos los componentes del liberalismo de izquierdas. Es el orgullo de ser sardos, intelectuales, profesionales, campesinos y pastores, propietarios y jornaleros no pueden sino tener visiones diferentes sobre el desarrollo de la sociedad.
Tras las dos guerras, Nuoro relaciona las exigencias locales entre sí y también con otras latitudes. Las artes se convierten en fuentes de trabajo no subordinadas a los años buenos o malos. Se fundan escuelas. En los años 20, Francesco Ciusa, en Cagliari, es director de la SPICA (Sociedad para la Industria Cerámica Artística) y, por primera vez, la producción se orienta hacia series de objetos no sólo para el uso doméstico sino también para la decoración y, por tanto, con posibilidad de mercado en el continente. De 1925 a 1929 funda y dirige a Oristano la primera Escuela estatal de arte de Cerdeña y llama a los profesores Carmelo Floris y Giovanni Ciusa Romagna. En 1925, Eugenio Tavolara y Tosino Anfossi fundan en Sassari el laboratorio Casa Atte (medalla de oro en la Exposición Internacional de Barcelona en 1925 y 1929). En 1930, Giovanni Ciusa Romagna funda y dirige en Nuoro la Escuela taller artesana. Melkiorre Melis recibe la petición de Italo Balbo en Trípoli para poner en marcha y dirigir la Escuela Artesana de Cerámica Líbica. Federico Melis funda una escuela de cerámica en Urbania, ciudad de adopción que les acogerá a él y a su mujer en el Museo de cerámica Federico e Isa Melis, mientras que su isla no le consentirá construir el Centro de arte de glorificación del antiguo pueblo sardo, donde pretendía trabajar de manera gratuita.
Durante la segunda guerra mundial Cerdeña es todavía uno de los puntos más calientes del conflicto por su posición geográfica, y sufre ofensivas que destruyen puertos y redes de carretera; al exterminio del frente habrá que añadir también las víctimas civiles. En la segunda posguerra, una amalgama de transformaciones continúa obligando a entrar en escena a todo y a todos: médicos, farmacéuticos, intelectuales y jóvenes, la gente común, así como los políticos, en su mayoría abogados dispuestos a retomar su profesión una vez finalizado el mandato, que fueron alcaldes de Nuoro, diputados, senadores, como Pietro Mastino, Luigi Oggiano, Antonio Monni, Salvatore Mannironi, Gonario Pinna. El arte se confirma como un mensaje existencial y social. Y los artistas se benefician al compartir su trabajo y su finalidad, implicados hasta el punto de vencer por primera vez el individualismo y la envidia, verdaderas plagas de la isla. Capaces de instaurar entre ellos, y para los que se fijan en ellos o siguen su trabajo, un fuerte reclamo de tipo antropológico.

Nuoro, de nuraghe a la modernidad | Gavina Ciusa
3

El 26 de febrero de 1948 la isla se convierte en región autónoma y recibe un estatuto especial. El renacimiento tras la segunda posguerra es duro y en Nuoro se luchará en dos frentes: contra el retraso y las envidias locales y contra la etiqueta del folclore superficialmente atribuido a Cerdeña, en tanto que la representación de la costumbre es símbolo de una condición humana que afronta el problema de la transformación. Antonio Pigliaru, docente en la Facultad de Derecho de Sassari, con su estudio más conocido, La vendetta Barbaricina come ordinamento giuridico (1959), señala un momento fundamental en la comprensión de la complejidad de la isla y en el análisis de cuánto podría haber favorecido el desarrollo. Una tarea nada fácil si se tiene en cuenta que en diciembre de 1968, en un Consejo Regional de Cerdeña, todavía se debatía el problema del aislamiento de las zonas del interior. Giovanni Lilliu (académico del Lincei y primer arqueólogo en usar métodos modernos en la excavación de sitios nurágicos, descubre entre 1951 y 1956 el pueblo nurágico de Su Nuraxi di Barumini, ejemplo completo y mejor conservado de nuraghe , Patrimonio Mundial de la Humanidad en la lista de la UNESCO – nota del redactor), declara que “...se deberá romper primero conociendo los orígenes, los contenidos, la razón del proceso dialéctico de la cultura resistente [...y se deberá provocar desde el interior] la salida a un nivel cultural superior que no provoque el rechazo de los valores originales, pero que sirva de ‘enlace’ indispensable para establecer un diálogo entre las diferentes caras del localismo, y entre localismo y dimensión global. Por eso madura la exigencia de salvaguardar la obra de todos aquellos que han abierto el camino a la modernidad. La Comisión para honrar a Grazia Deledda de Nuoro propone hacer de su casa un museo y restituir los restos de Roma a su pueblo natal para acogerlos en la pequeña Iglesia de la Solitudine. Hecho importante porque, leído hoy en día, crea un principio concreto en la historia de las tentativas de diálogo, sea con ciertas obcecaciones locales como con una península llena de prejudicios. De hecho, el arte isleño es ignorado en las exposiciones-revival con tema o dedicadas a las minorías que indagan en el siglo XIX. Sin embargo, la lejana América había dedicado a Nuoro un largo documental y países de más allá continúan observando la energía, la singular síntesis entre estudio y consciencia étnica.
Nuoro, de nuraghe a la modernidad | Gavina Ciusa
4

Actualmente es Paolo Fresu, uno de los más famosos jazzistas en el mundo, quien indica cómo es posible vivir entre Bolonia, París y la isla, quien siente el sentido del pasado de Barbagia de tal manera que ha sido nombrado ciudadano de honor di Nuoro. Es también él quien proyecta aspectos específicos y fundamentales en una dimensión global que no impone la renuncia del propio modo de ser. Quien crea situaciones corales de fuerte implicación. El respeto por el impacto ambiental de los festivales en los lugares, estructuras y recursos naturales ha marcado su identidad; con las iniciativas de Green Jazz pretende sensibilizar respecto al ahorro energético, el uso de energías alternativas, la diferenciación de los desechos o la reducción de emisiones de CO2.
Entre las muchas citas de Fresu con Cerdeña, dos son para él absolutamente imprescindibles. En el mes de agosto, la primera es en el norte de la isla, en Berchidda, donde nació en 1962 y donde, a los 11 años, ya formaba parte de la banda de música local “sin la que – dice – no se habría nunca convertido en músico”. Es aquí donde cada año se celebra el Festival Time in Jazz, creado por él y organizado desde 1988. El gran palco en la Piazza del Popolo acoge conciertos por las tardes con nombres excelentes (Ornette Coleman, Ralph Towner, Enrico Rava, Mario Brunello, Dhafer Youssef, Enrico Pieranunzi) y regularmente se repite el gran consenso de crítica y público, desde siempre el más numeroso en Italia y en el extranjero. Es inevitable que en Berchidda se creen situaciones de reflexión, se identifiquen problemas y soluciones. Todo el pueblo se implica. Las puertas de las casas se abren a los huéspedes y se ofrece acogida según la tradición. Los grandes locales en desuso de actividad ya obsoleta se revitalizan con muestras de arte contemporáneo, y son los jóvenes del lugar los que reciben a los visitantes.
La otra cita de Paolo Fresu es con el Ente Musical de Nuoro que, entre muchas de sus actividades, se precia por los Seminarios Nuoro Jazz, los más antiguos de Italia, además de los cursos de Siena Jazz, y que están entre los más prestigiosos de Europa. Fresu es el director artístico y fue el creador junto con la cantante Antonietta Chironi en 1989. En 22 años, los seminarios han acogido alrededor de 3.000 músicos provenientes de Italia, España, Francia, Alemania, Egipto y Estados Unidos. Muchísimos de ellos están asentados en la escena nacional e internacional, con un cartel de gran prestigio.
A estos cursos instrumentales y teóricos, organizados por el quinteto italiano de Fresu, por Maria Pia De Vito y por Bruno Tommaso, se han añadido otros cursos de baile flamenco, fotografía, periodismo musical. De agosto a septiembre, unos 200 alumnos llenan las aulas de la Escuela Cívica, que alberga los cursos y acaba consiguiendo un intenso festival de conciertos, de los más importantes en Italia. Se celebran de 15 a 20 conciertos en lugares que meten en escena monumentos, enclaves, paisajes de particular valor para la historia y cultura sardas. En la ciudad de Nuoro tienen lugar en diferentes escenarios: en el patio de la Casa natal de Grazia Deledda, actualmente un museo; entre las obras del MAN; en la Piazza Sebastiano Satta; en la Iglesia de la Solitudine; entre los árboles del Monte Orthobene; en la capilla de la cárcel de Badu'e Carros, que es una cita fija. En las localidades cercanas a Nuoro se celebran en el Santuario de San Cosimo a Mamoiada; en la aldea de Lollove; en el pequeño tren verde que une Bosa y Nuoro; entre las chimeneas de Ottana. Los seminarios concluyen con la gran demostración-concierto final en el que participan los docentes y todos los alumnos.
El presidente del Ente Musical de Nuoro es Angelo Palmas. Médico del Hospital San Francesco de Nuoro, forma parte del equipo dirigido por Attilio Gabbas, en la división de Hematología. Después de ser el primero en Italia en efectuar el transplante de médula ósea, el equipo se ha convertido en modelo de eficiencia y competencia, impulsor de la actualización de sus componentes en el extranjero en centros de vanguardia y, a la vez, sede de actualización para médicos de otras naciones. La Sociedad Americana de Hematología les ha elegido en este año 2010 entre una de las seis estructuras en todo el mundo, la única en Italia, por alojar investigadores de proveniencias muy lejanas y realidades en vías de desarrollo por un período de investigación y actualización en su sección y en su Laboratorio de Biología Molecular.
Profesionalidades dispares, que crecen transversalmente, curando el cuerpo, pero también el “sentir”, en un panorama lejano de provechos personales, de estructuras estrechas y cerradas, de grupos y tribus que de esta manera tan considerable supeditan y comparten cierta cultura.
El motor – hoy como ayer – es la pasión por el arte, el actuar de manera transversal, la voluntad común por la enseñanza, a la par con el progreso.

Gavina Ciusa
Traduccion de Felix Beltran San Segundo
Junio 2010


Pies de fotos:
1 . Concierto del cubano Omar Sosa, de Battista Giordano y de los Tenores de Oniferi en el Santuario de San Cosimo a Mamoiada (2009) (foto de los alumnos del curso de fotografía jazz de los Seminarios Nuoro Jazz)
2. Paolo FRESU
3. Mario Delitala, La cacciata dell’arrendadore , 1926, óleo sobre tela 203,4 x 342,6 cm, MAN, Museo de Arte de Nuoro. La pintura hace referencia a un hecho real ocurrido. El 6 de enero de 1772, el alcalde y los consejeros enjuician y expulsan para siempre de Nuoro al arrendador, el recaudador de tierras, enviado que ha atormentado al pueblo con tributos mezquinos y que añade otros de por sí. ¡Le desafían a que se marche bajo pena de muerte para él y para el Marqués de Orani, que es su emisario! El artista lo representa un siglo y medio más tarde como “ejemplo de libertad, de coraje y de independencia, valores de los que siempre han alardeado con orgullo los habitantes de Nuoro desde la época romana hasta la guerra mundial”.
4. La Iglesia de la Solitudine acoge desde 1959 los restos de Grazia Deledda. El proyecto es de Giovanni Ciusa Romagna, que lo continúa igualmente una vez finalizados los trabajos en 1954. El portal en bronce, la campana, el vía crucis y las decoraciones litúrgicas son de Eugenio Tavolara. El relieve en mármol del ábside es de Gavino Tilocca (Sassari, 1911-1999).



Direcciones:
Ente Musical de Nuoro Via Convento, 12 – 08100 Nuoro
Tel. 0784.36156 info@entemusicalenuoro.it – www.entemusicalenuoro.it

•ISRE, Instituto Superior Regional Etnográfico
Via Papandrea, 6 – Nuoro. Tel. 0784/242900
•MUSEO DELEDDIANO CASA NATAL DE GRAZIA
DELEDDA Via Deledda, 42 – Nuoro Tel. 0784.258088-242900
•MUSEO FRANCESCO CIUSA, Piazza Santa Maria della Neve, Nuoro
Iglesia de la Solitudine
•MAN Museo de Arte de Nuoro – Via Sebastiano Satta, 15 – Nuoro


parole-chiave: